Home > Internacional > Barbarians, Habana y los Blacks

Barbarians, Habana y los Blacks

El encuentro entre Barbarians y Nueva-Zelanda puso punto final a una serie de partidos entre países del Sur y europeos.

Los Barbarians son una selección de jugadores de varios países que enfrentan tradicionalmente a una selección nacional, la tradición quiere al mismo tiempo que dentro de los Barbarians haya un jugador que alguna vez fue seleccionado en el equipo adverso, además de un jugador que nunca lo ha sido en ese  team nacional, también se estila que los jugadores de los Barbarians vistan las medias de su club o de la selección de su país.

Este equipo nació con el objeto de animar el intermedio de las temporadas, compuesto por jugadores que se juntan para esta oportunidad, realizando dentro de la semana previa al cotejo 3 entrenamientos como máximo, es una ocasión de encuentro en un clima sin tensiones de tipo táctico. De hecho el público no apreciará si en el transcurso del encuentro se prefiere patear a los palos un penal en las proximidades del in-goal adverso y así asegurar los 3 puntos, en lugar de jugarlo a la mano. O en otro momento aplaudirá si un capitán elije un scrum en lugar de un penal.

Graham Henry presentó para esta despedida del continente europeo un equipo neozelandés de reemplazantes frente a una suma ocasional de talentos. Bajo los auspicios de un juego abierto sin mucha utilización del pie, las posibilidades de contragolpe no faltaron y estas fueron facilitadas por una menor aplicación de la parte de los Negros en sectores donde estos hacen siempre muestra de excelencia. Así vino un try a partir de un balón mal negociado en orilla de touch por el hooker Flynn  que Drew Mitchell no perdonó para enviar a Habana hasta el in-goal balón en mano finiquitando una acción de 100 metros. El segundo try barbarian lo realizó el mismo Habana que se fue solo al in-goal a partir de la intercepción en un lanzamiento de juego más que optimista desde un line black en las cercanías de los 22 barbarians. Hubo un tercer try del veloz springbok, conclusión de una acción impulsada por Jaque Fourie, un balón bien valorizado por Matt Gitteau, en perfecta inteligencia con Habana por los 15. Hubo mal que mal 2 tries blacks realizados por Smith y Boric, ambos fruto de una impecable construcción de juego, con finiquito en desborde pegado a la línea del touch, para un resultado final de 25 a 18 en esta única derrota de los All Blacks en toda la gira. Cabe señalar que desde 1973 los Barbarians no le habían ganado a los All Blacks y que ambos elencos se han enfrentado en 10 oportunidades.

Una vez terminada toda esta serie de partidos, quedan en la retina del espectador varios aspectos del juego de los Neocelandeses y que son tema de análisis para numerosos especialistas. Hay como una impresión de que con cada visita de los Hombres de Negro pareciera que fuese la primera vez que se ve jugar rugby. Lo que más impacta en el equipo black es la facilidad y la rapidez con que los tiempos de juego son abordados y llevados a buen término. El rugby que juegan es el rugby que siempre se ha jugado y esa lengua común a todos nosotros que es el rugby ellos la hablan mejor que nadie, en la construcción del juego y con una técnica individual irreprochable puesta al servicio del colectivo. Aspectos relevantes son el pase después del contacto y la utilización del intervalo. La calidad del pase y la cadencia de juego como consecuencia de esto son simplemente excepcionales. Los Blacks al mismo tiempo hacen prueba de polivalencia, así un ¾ es de completa competencia al llegar a limpiar un balón como si fuese un forward y un forward puede sustituir al medio scrum si la situación lo requiere para mantener de tal forma la fluidez del juego.

El aspecto defensivo lo trabajan de la mejor manera y los tackles serán siempre realizados en pos de la recuperación del balón, sea captándolo de entrada, sea posicionando al adversario con la pelota del lado de sus propios compañeros ¿Cuál es la novedad en algo que todos sabemos? La manera como lo hacen y lo expeditos que son en el gesto, seguramente ejercitado desde la más tierna infancia…

Hay ese gesto con el pie de Carter en el partido frente a los Franceses en el minuto 30. A partir de un scrum en los 50 metros completamente a la izquierda, el apertura black recibe un balón del medio scrum y oculta su intención de transmitirlo hasta el último segundo a Nonu, que lo acompaña, supuestamente en un pase con la mano, para hacerlo finalmente con el exterior del pie en eficaz sombrero, todo en un mínimo de tiempo y en coordinación completa donde todo está resumido, lectura, oportunismo, gesto técnico y apoyo por el intervalo. Instantes después irá a recibir por segunda vez el balón, el sobre número no es nada evidente y en un paso ataca a su marca, entonces llega el 8 Read en carrera hacia el interior desde lejos. Carter nuevamente esconde su intención hasta el último instante. E hipnotiza por segunda vez a la defensa. El try no será marcado por un pelo gracias a Bonnaire en un repliegue milagroso. Mágico instante de una partitura perfecta y que no dejaremos de recordar hasta una próxima visita.

Mira Tambien

INICIA LA DIVISION DE HONOR ESPAÑOLA CON CINCO CHILENOS

Este fin de semana inicia una nueva versión de la máxima categoría de rugby español, ...

Atrapante festival nacional en Japón marca dos años a RWC 2019

Al prepararse para ser el primer país asiático en ser anfitrión de una Rugby World Cup, ...

Deja un comentario