Home > RugbyNoticias > Columna > La ovalada tras lo esférico

La ovalada tras lo esférico

El rugby francés no le tiene miedo al fútbol.

Con este título el periódico francés “Le Figaro” abordaba hace unos días el auge incontestable del deporte de la ovalada en la nación gala, pisándole los talones al deporte más popular, en términos de asistencia, resultados y gestión financiera.

“Yo llevo a mis hijos sólo al rugby”, la confesión es del Ministro del Interior Brice Hortefeux al constatar el incremento de la violencia en los estadios, con ocasión de los encuentros de Liga 1 (1era división de fútbol). Hay que aceptar que la diferencia salta a los ojos: Un puñado de policías que se pasean relajadamente, observando como entran al estadio los espectadores de rugby, en un ambiente familiar. Por el lado del fútbol centenares de policías con casco y botas que montan la guardia frente a hinchas provocadores. De un lado los hinchas de ambos elencos que fraternizan antes del partido y que comunican entre ellos durante el encuentro. Del otro lado, fanáticos que se insultan separados por rejas.

El público de rugby multiplicado por dos.

Este año la L 1 de fútbol tuvo una disminución de público de 3,8% y el Top 14 un aumento de 11%. La L 1 ha llevado 1,7 millón de espectadores y el Top 14 700.000. Haciendo la proyección de los últimos 10 años, el rugby ha multiplicado por dos la cantidad de espectadores y el fútbol sufrió una merma del orden de un 10%. Viendo el caso emblemático de la capital, el Stade Français (rugby) tiene un promedio de afluencia de público de 34.722 contra 33.532 del Paris SG (fútbol). Hay que agregar la cifra del recién llegado Racing-Métro: 9.032 espectadores de promedio. Estos números son más que alentadores para una región que no es tierra tradicional de rugby; el bastión ancestral sigue siendo la medialuna que va desde Bordeaux hasta Toulouse, región que experimenta también en su seno un incremento hacia otros centros geográficos. Toulon ha sabido llevar los partidos de gran afluencia a Marsella y el tradicional puerto comienza poco a poco a entrar en el concierto de las plazas importantes de rugby. El experimento del Toulon que trajo a Umaga por la época del mundial ha sido todo un éxito, convirtiéndose en un actor preponderante del Top 14. Cabe destacar que el campeonato ganó en claridad al pasar del sistema de “Poules” al de Top 14 y Pro D2. Sebastian Chabal fue elegido deportista predilecto de los franceses y estrellas de relieve internacional como Wilkinson, Steyrn, Kelleher y Tuilagi le dan realce a un Top 14 más que atractivo, no es el caso de la L 1 que es incapaz de captar jugadores de alto nivel internacional.

En cuanto a la difusión por televisión, en gran medida debido a los costos elevados del fútbol, la TV pública ha optado decididamente por el rugby y France 2 transmite los partidos de la H Cup y el 6 Naciones, como los Tests de la Selección. La televisión a peaje a través de Canal + arroja el siguiente rating: 2,5 millones de telespectadores para la Liga 1 de fútbol contra 1 millón para el Top 14, cifras que no se compadecen con los dineros recibidos por cada disciplina deportiva; 26 millones de euros para el Top 14 contra 465 millones de euros para la L 1 de fútbol.

Las enseñanzas del caso francés.

Lo primero que hay que retener en el caso francés, a nuestros ojos, es el hecho de haber terminado con una hipocresía, entrando de lleno a la profesionalización del rugby a alto nivel, el haberse dotado de un organismo autónomo que regula la competencia profesional, la Liga y el haber adoptado la fórmula Top 14 y Pro D2 que le da una claridad a la competencia. Existe una armonización a todos los niveles y el rugby amateur puede beneficiar con largueza de dineros necesarios para su desarrollo. La visibilidad del rugby actualmente en Francia es bien diferente a la de hace 10 años, tanto como popularización, como recepción de la especificidad del juego. Hay una consideración de parte del público en lo que respecta a nivel de exigencia en la práctica del rugby, de sus valores y tradiciones, la televisión es una herramienta didáctica de difusión y de ayuda a la comprensión del juego por naturaleza complejo. Comentaristas como Galthié o Lacroix han puesto el acento en la explicación de la regla, cuando los partidos son difundidos por la televisión, haciendo prueba de voluntad didáctica y de abertura al neófito.

¿Y en nuestras latitudes?

Es muy difícil pensar en trasladar una experiencia y que en el caso de Francia va teniendo una mutación desde hace muchos decenios, cabe decir al mismo tiempo que el rugby a nivel mundial se ha ido transformando, hay una globalización y una abertura relativamente reciente que se va dando con mucha fuerza. Quizás el gran desafío sea no perder la esencia ni la belleza del juego a pesar de otros niveles de exigencia en lo táctico, en el aspecto físico, en lo que es el manejo financiero y con otros rangos de público. Preservar la idea del club como un lugar de amistad y de proyecto común como gesto bello. Fabien Pelous el gran 2ª línea, tanto de porte como de espíritu deportivo, y que conoció el paso del amateurismo al profesionalismo, decía que lo que había cambiado era que antes se jugaba pensando en el tercer tiempo y que ahora se juega pensando en el primer y segundo tiempo. Está la honestidad laboral como nuevo valor, pero también está la honestidad de un buen trabajo por el placer de hacerlo. Van Gogh hizo bien su trabajo a pesar de nunca vender un cuadro.

Lo otro que nos parece importante es lograr desarrollar torneos atractivos a nivel regional que involucren divisiones inferiores. Poca prosperidad para un club sin divisiones inferiores, sin escuela. Poco el interés de un club que no esté en una competencia. Sábado partido. Entrenar para jugar. Pero todo esto requiere una cierta disciplina, dirigentes que se dediquen y que participen en las asociaciones con otros clubes, que no estamos solos en el mundo y ahí muchas veces hay que limar asperezas. Pensar un poco en que también nos están mirando. Quizás esto último es un poco frívolo, pero es que de pronto no se entiende nada y no se sabe para donde el rugby va. Tratar de hacerlo más legible presentando una unidad de cuerpo con una estrategia y un sentido; esto forzosamente facilitará a que se acerque al rugby gente, sponsors, la obtención de canchas, la ayuda de organismos estatales.

Es cierto que el rugby tiene un carácter pedagógico y que los colegios son un vivero de suma importancia, las universidades acogen en su seno al rugby no sin orgullo y como una muestra de prestigio. Pero se ha ido poco a poco desarrollando un rugby de clubes en Chile y con gran dificultad, signo de una pasión pura. Hay unos que son más ricos que otros, unos con cancha otros sin cancha, algunos con el apoyo de municipalidades dentro de una estructura de diversidad deportiva, otros que viven una especie de naufragio permanente.

Quisiéramos acercarnos a la realidad del rugby chileno en su diversidad y darles la palabra a los clubes, sean universitarios, de colegio, institucionales o “civiles”. Saber como nacieron y se fueron gestando nos interesa, con que perspectivas cuentan. Este espacio para ello abierto queda, nuestro teléfono el 910 555 62.

Mira Tambien

BRASIL INTENTARA SUMARSE A LA CURRIE CUP SUDAFRICANA

Así lo destaca la prensa especializada. Fue durante una reunión abierta donde la federación anualmente ...

INICIA LA DIVISION DE HONOR ESPAÑOLA CON CINCO CHILENOS

Este fin de semana inicia una nueva versión de la máxima categoría de rugby español, ...

Deja un comentario